Fabula: la Rabia y la Tristeza

En su deambular constante por los caminos de la vida dieron en coincidir la rabia y la tristeza, ya que las dos eran de la misma etnia (emociones), y decidieron hacerse mutua compañía hasta su destino. Después de un largo trecho se encontraron un hermoso lago y, para mitigar el calor estival, decidieron darse un baño en aquellas cristalinas aguas. Dejaron sus ropas en la orilla y disfrutaron el momento.

Pero la furia tan apurada siempre, tan inquieta… salió del agua se vistió… y se fue.

La tristeza, taciturna, apática y lenta como es ella, siguió un  poquito más. Luego salió del agua sin prisa y se acercó a su ropa pero…  la nerviosa y siempre irreflexiva rabia se había equivocado de ropa llevándose la de la tristeza.

Y a la taciturna tristeza no le quedo otra que ir por el mundo disfrazada de furia.

Si alguna vez os encontráis con la rabia… Tened cuidado, pues puede ser la tristeza disfrazada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.