No soy pasota, soy pacifico

Hola creo que ya os había comentado que tengo varios amigos con los que suelo conversar de vez en vez y entre ellos se encuentra Luis, Luis es un chico alto, moreno de unos 50 y…, no suelo preguntar la edad ya que aparte de ser de mal gusto no tiene demasiada importancia pues, no siendo por la experiencia vivida que con la prueba/error nos da más conocimiento, en cuestión de emociones, que suele ser lo que nos ocupa, no tiene demasiada importancia, quiero decir que los sentimientos están en todos nosotros sin importar la edad y lo único que suele cambiar con ella, la edad me refiero, es la experiencia para gestionarlos. Luis como os decía es uno de esos amigos con los que me encuentro a gusto charlando y solemos estar largos ratos filosofando sobre la vida y sus diferentes formas de vivirla. Ayer nos encontramos en el parque y para ser fieles a la costumbre nos sentamos en un hermoso banco de madera, de los que ya quedan pocos aquí, y después de contarnos como estamos nosotros y nuestros allegados hablamos de muchas cosas de la actualidad y de no tanta, entre tantas cosas se refirió a uno de sus hijos sobre algo que le preocupaba de él y con su permiso os relatarte el fondo de la conversación por si os puede interesar:

.- Sabes Jose –me decía- que tengo dos hijos y dos hijas todos me preocupan por igual pero en este momento hay uno de los chicos que ya termino la carrera hace tiempo y no encuentra trabajo.

.- Bueno este comienza a ser un buen momento para encontrar trabajo pues la economía se está reactivando, pero es también inmejorable para crear tu propia empresa, además los jóvenes son los emprendedores.

.- Eso también creo yo pero… parece que no le gusta trabajar mucho, no se responsabiliza de nada, no se compromete para realizar lo pendiente y de esta manera deja crecer los problemas, es indolente, a veces miente y puede llegar a ocultar cosas, se pasa el dia en su habitación y apenas sale.

.- Caramba menudo panorama me has pintado ¿esto solo le pasa desde que terminó la carrera?

.- No, si lo pienso bien siempre ha sido un poco solitario y ha tenido muy pocos amigos, también es verdad que siempre me pareció perezoso.

.- Ya pero seguro que es tranquilo y paciente tanto que al verlo transmite paz, además escuchara a todos y hará de mediador entre sus hermanos y amigos.

.- Pues ahora que lo dices sí que ha sido el pacificador en casa, siempre ha unido a sus hermanos si habían salido tarifando, además cuando hay diferencia de opiniones es el que analiza todo cuidadosamente para exponerlo claro y así poder decidir.

.- Y seguro es el más simpático y agradable para estar con él y conversar.

.- Pues si también tienes razón en eso ¿Cómo conoces tan bien a mi hijo?

.- No es que conozca concretamente a tu hijo pero me estabas describiendo un comportamiento típico del temperamento “flemático”, sabes que siempre hay un temperamento dominante con el que nacemos y que como todo tiene sus fortalezas y sus debilidades, tu hijo por lo que veo no es una excepción lo tiene de libro.

.- Y ¿qué te parece a ti que puedo hacer para ayudarle?

.- Hazle comprender que el temperamento es una característica de nuestra herencia genética, que nacemos con él y no es bueno ni malo pero tiene como te he dicho antes sus fortalezas y sus debilidades, en concreto para el “flemático” ya las hemos enumerado y hay que estar muy atentos a mejorar las unas y hacer prevalecer las otras, sin olvidar que serán una parte fundamental de nuestro carácter y nuestra personalidad (otro dia hablaremos de estos tres aspectos tan injustamente confundidos).

Esto queridos amig@s es la conclusión de hoy, no denigréis los temperamentos solo por sus defectos, dadles la bienvenida por sus fortalezas y estar atentos con los más pequeños para potenciarlas y minimizar lo negativo, alégrate por tener un hijo “colérico” y poténciale su ACTIVIDAD (es el más activo) o su espíritu de LIDERAZGO mientras sea su temperamento dominante, no le cortes sus alas y minimiza con cariño su AVARICIA o su EGOISMO enséñale como favorecerse de esos dones.

Me da en la punta de la oreja que esto dejara a algún@s muy perplej@s, no os quedéis con la duda preguntad.

Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *